Los picos y las palas

VespaCorreosCuando estalló el boom de Internet, allá por el año 1999/2000, recuerdo el frenesí con el que todo el mundo se afanaba por tener un negocio en Internet, una start-up, muchos de los cuales sólo se sustentaban en un powerpoint pero sin una idea de negocio viable que los respaldara. En aquel entonces se decía que era un poco como la fiebre del oro, todo el mundo acudía al olor del dinero, viendo como unos pocos se hacía muchimillonarios con ciertos pelotazos. Y un amigo me comentó, que en realidad, los que ganaron dinero en la época de la fiebre del oro, eran los que vendían los picos y las palas. Esos hacían negocio seguro, porque el que iba a buscar el oro, podría encontrarlo o no, era cuestión de suerte. Me gustó mucho esa analogía y la traigo aquí a colación de las empresas de transporteSigue leyendo

¡Al rico pan casero!

productofrescoDesde hace unos años tengo dos fijaciones: una es conseguir producto fresco de calidad para cocinar sin arruinarte y la otra es enseñar a comer a mis hijos y que aprendan a apreciar la buena comida. En este sentido, me gusta mucho cocinar y preparar todo de forma casera, por lo que en mi casa apenas entran comidas precocinadas o preparadas y rara vez compro bollería o repostería industrial (si exceptuamos algunos tipos de galletas y no siempre). Una gran ayuda para lograrlo es tener una Thermomix. Yo he tenido ya 3 modelos, y, con el último (TM31), sí que le estoy sacando provecho de verdad y me ha merecido la pena la inversión. Sigue leyendo

Cacharros de cocina

menajeTengo especial debilidad por todo lo relacionado con el menaje y los electrodomésticos. Bien es cierto que me gusta mucho la cocina (mucho más comer :-)), pero cada vez que cae un catálogo de este tipo en mis manos, siento una irresistible atracción por leerlo. O incluso, en cualquier ferretería o chino, me podría entretener horas viendo el surtido de cosas que puedo comprar para mi cocina. Sigue leyendo

Divertidos planes con los niños

UltimodiaColeSe acabó el colegio y los niños se encuentran, de repente, con demasiado tiempo libre. Aunque no soy partidaria de sobrecargarles con demasiadas actividades, también es cierto que el verano es muy largo. Y, en mi opinión, es necesario mantener un cierto nivel de actividad para evitar que caigan en la tentación de pasarse demasiado tiempo viendo la tele o jugando con las “maquinitas”. Sigue leyendo

La compra del super

Supermercado1Una de las primeras compras que hice a través de Internet fue la compra del supermercado. Si, en general, me gusta poco ir de compras, hacer la compra del supermercado se encuentra entre mis obligaciones más aborrecidas: Empujar el carro, cada vez más pesado, por esos pasillos interminables, esquivando otros compradores, elegir entre millones de opciones (la sección de yogures es de cortarse las venas), pasar la compra por caja, llenar el carro, cargar en el coche, descargar en casa, colocar todo en su sitio…. ¡un horror! Sigue leyendo